ESPACIOS CIRCULART 2018

Las actividades de Circulart ocupan algunos de los principales referentes locales para la cultura, en una ciudad con un largo historial de espectáculos y eventos internacionales.

 

Historia y renovación comparten un mismo mapa, que se despliega sobre todo en la zona central de la gran mancha urbana del Valle de Aburrá

LA BODEGA COMFAMA

Un gran ‘loft’ para la industria creativa

La Bodega es la nueva sede de Comfama, uno de los principales aliados estratégicos del evento de este año. Es un espacio maleable, una gran caja cubierta en la que se puede hacer todo lo que sus 2200 m2 y la imaginación permitan.

Este ‘loft’ a gran escala será presentado a la ciudad acogiendo dos de los componentes centrales de Circulart: la Rueda de Negocios y la Feria de la Industria de la Música. Su Directora, Paula Trujillo, la define como “un laboratorio de emprendimientos creativos y culturales, en un contexto innovador, de crecimiento y aprendizaje.”  Está ubicada en la zona del Perpetuo Socorro, un sector de Medellín poblado de bodegas y plantas industriales que en algunos casos se han ido transformando en bares, discotecas, cervecerías… Y ahora en laboratorios para la cultura.

 

EL TEATRO PABLO TOBÓN URIBE

Una nave cultural que es patrimonio de todos:

 

Con 883 sillas y 66 años bien vividos, el Teatro Pablo Tobón Uribe es el principal escenario cultural del centro de Medellín. De arquitectura modernista, y una acústica reconocida, el Pablo ha logrado convertirse en los últimos años en un polifacético centro cultural para la ciudad.

Hoy todos sus espacios han sido conquistados para la actividad y el arte: su café es también un pequeño teatro auxiliar; la calle que cruza ante su fachada ahora es peatonal, y con la glorieta-jardín que tiene al frente se fusionan como plazoleta de eventos al aire libre: la Glorieta de la Vida. Incluso su terraza es ahora un espacio vivo. Mística y vitalidad en un barco sonoro… el corazón del centro.

 

LA PASCASIA

El caserón que abre caminos en el centro

Es una casa, una casona, un caserón republicano del siglo XIX, convertido en uno de los espacios culturales más agitados del centro de Medellín. Con su patio central de rigor, con árbol al medio y rodeado de cuernos vegetales colgando aquí y allá, más al fondo lo que fuera el antiguo patio solariego ahora es una sala de conciertos cubierta, con capacidad para 250 personas.

Por la disposición de la tarima, la experiencia de cercanía con el público es intensa para las bandas. En esta casa las habitaciones ahora son galerías de arte. Y la que fuera cocina, ahora es bar. Toc toc.

EL TEATRO MATACANDELAS

La casa de los espíritus donde hasta las tablas bailan

Es una casona pero también un templo pagano, un remanso místico y espirituoso. Es la sede del Teatro Matacandelas, la compañía más célebre de Medellín, conformada por una tropa de obsesos e incansables que han hecho de la vida misma una forma de hacer teatro.

La casa es un ser mutante, que además de recovecos y zaguanes tiene también un Cantadero y una Sala Mayor con graderías para 250 personas, que acoge con la misma calidez y calidad montajes de Pessoa y Andrés Caicedo o los más variados espectáculos, veladas, fiestas y conciertos. Quien la pisa no la olvida, todo allá está vivo.

¡El Matacandelas no se apaga nunca!